Cómo cambiar de asesoría sin complicaciones: 7 recomendaciones

Cambiar de asesoría y conocer los trámites necesarios para cambiar tu gestoría y contabilidad con una nueva entidad puede parecer una tarea complicada. Sin embargo, desde Asesorus os prometemos que no lo es.

Contar con expertos especializados en este tipo de trámites es fundamental. Muchas han sido las veces que, al contactar con Asesorus, nuestros clientes se encontraban más que preocupados con el destino de sus finanzas. ¿Podrá quedarse documentación mi antigua asesoría? ¿Tendré que realizar mucho papeleo?

Es normal sentirse preocupado. El extravío de documentación o un mal traspaso de competencias puede ocasionar errores, trámites duplicados y hasta multas por retrasos.

Por ello, desde Asesorus, os queremos dar siete recomendaciones para poder cambiar de gestoría con la total garantía de que tus finanzas y trámites quedarán bien protegidos.

7 recomendaciones para cambiar de asesoría de forma exitosa

 

1. Elegir el momento adecuado.

Cambiar de asesoría es un proceso más fácil de lo que piensan muchas empresas y autónomos. Una de las claves es elegir el momento adecuado. Normalmente los meses de febrero, mayo, junio, septiembre, noviembre y diciembre son los más adecuados.

Son meses donde no coinciden un gran volumen de impuestos a presentar. Por esto, ambas asesorías, la que deja el cliente y la nueva, tendrán más tiempo para realizar el cambio.

2. Elegir tu asesoría en función de tus características.

Si tienes una pyme de hasta 50 trabajadores, normalmente tus obligaciones son muy similares que las de una empresa de 5 empleados.

Por lo tanto, no se necesita un asesoramiento de una “big four” de cientos de miles. Mejor una asesoría a tu medida.

3. Asesoría Online pero también cercana.

Asesorus ha elegido ambas. Tenemos la tecnología adecuada para ser online y tenemos oficina propia en el centro de Madrid y Barcelona.

Hay que recordar que las inspecciones de trabajo y de hacienda, siguen siendo presenciales. Es recomendable que tu asesor este cerca de las administraciones públicas.

4. «Evitar a los Ladrones de tiempo»

Algunas asesorías intentan ser más competitivas instando al cliente a que introduzca ciertos datos. Usan softwares o plantillas «sencillas».

Esto conlleva tiempo y mayor probabilidad de cometer un error y obtener una sanción. Porque hoy en día el sistema tributario español sigue siendo muy complejo, y cualquier error, por mínimo que sea, tendrá asignada una sanción.

5. Visita físicamente la asesoría.

Mejor conocer en persona a tu asesor. Aunque en el futuro ya no sea necesario que vayas. Pero siempre se obtiene una mejor sensación. Al igual que las personas, las asesorías, se las conoce mejor en persona.

6. Pon en contacto al asesor entrante con el saliente.

Se entenderán mejor y no te supondrá ninguna pérdida de tiempo.

7. Firma un contrato con garantías.

La asesoría te debería aportar un contrato de servicios que incluya los servicios que te ofrecen, el precio, barreras de salida y garantía de que sucede ante los errores. La asesoría debe ofrecerte garantía, como hace Asesorus.

 

¿Qué asesoría es más conveniente según el tipo de empresa o autónomo?

El sector de la asesoría de empresas es cada vez más profesional. La tecnología ha aumentado la productividad de forma exponencial.

Esto ha conllevado mejoras para los clientes, como es la reducción de precio y gestión online, y servicios más estandarizados. Teniendo en cuenta que no dejan de ser servicios legales.

1.- Nuevo autónomo. Los inicios no son fáciles. En Asesorus lo sabemos, por eso sólo debes pagar por lo que necesitas. Tu asesor debe ofrecerte los servicios básicos de contabilidad, impuestos y laboral adecuados y con el mejor precio.

2.- Autónomo dependiente. Normalmente es un autónomo que tiene poco volumen de clientes, entre 1 y 5. Su gestión es bastante sencilla. Por esto algunos autónomos piensan que lo pueden hacer ellos mismo y así ahorrarse una asesoría.

Pero con el tiempo, cualquier descuido, un retraso en la presentación de un impuesto, le conllevará sanciones altas, como mínimo 200 euros. Por este motivo aconsejamos mejor contratar un asesor que te ahorre tiempo y no se le pasen nunca los plazos, y así, te evite sanciones.

3.- Negocio con trabajadores. Se necesita una asesoría muy completa, como Asesorus. Con servicios contables, impuestos y experiencia en asesoría laboral. Las nóminas y la seguridad social tienen una legislación muy cambiante.

Además de la gestión de recursos humanos; elegir contrato, buscar ayudas, despidos, negociaciones, etc. La diferencia la tendrás qué asesoría te puede ofrecer un portal de empleado.

Te ayudará a enviar las nóminas automáticas a tus empleados, gestionar vacaciones, bajas, comunicaciones, etc.., tu empleado tendrá su historial en la plataforma.

4.- Actividad internacional. Si tu negocio exporta o importa, necesitas una asesoría completa, como Asesorus. No es recomendable que intentes hacerlo por tu cuenta o con personal poco cualificado.

Por ejemplo, la actividad de “ecommerce” se ha extendido mucho y necesita un buen asesoramiento. Importaciones, exportaciones, intracomunitarias, gestión de IVA, entre otros, son algunos aspectos muy técnicos. Muy útil si en la asesoría hablan idiomas, en Asesorus hablamos inglés y francés.

5.- Startups. Suelen tener un enfoque 100% en crecer. Mantener el orden es clave para un crecimiento organizado. La asesoría debería ser capaz de ayuda en esa tarea y seguir el ritmo de crecimiento del negocio.

Por ejemplo, debería ser capaz de asumir la subcontratación del área administrativa al completo para que la startup se enfoque en su negocio core.

6.- Sociedad patrimonial. Suelen tener muy poca actividad. Pisos o locales en alquiler. O bien, sociedades de producción de energía solar. La gestión es bastante sencilla. Suelen tener pocos clientes y pocas facturas de gastos.

Por lo tanto, necesita un asesoramiento ajustado, y solo en algunas ocasiones muy especializado, el cual, se puede contratar solo cuando se necesite.

¿Qué documentación necesitarás para cambiar de asesoría?

Si tienes que cambiarte o elegir una nueva asesoría, esta es la documentación más habitual que tendrás que solicitarles:

  • Cuentas anuales en el Registro Mercantil
  • Libros oficiales; diario, sumas y saldos y cuentas de mayor.
  • Todas las escrituras y contratos si los tuviera.
  • Relación y detalle de nóminas, altas y bajas en el año, seguros sociales de los trabajadores, entre otros.
  • Declaraciones Censales, modelo 036 y 037
  • Impuesto de Sociedades (modelo 200)
  • Declaraciones de IVA (modelo 300); declaración del IRPF (modelos 110 y 190) y modelo de declaración anual (390)
  • En caso de disponer de local, modelos 115 y 180.
  • Borrador del Registro de las operaciones superiores a 3.000 euros (modelo 347).
  • Originales de facturas si los tuviera.

Cada negocio es diferente. Por ello la documentación se deberá ajustar a la necesidad de cada empresa. La entrega de documentación no suele suponer ningún problema. Pero en algún caso, no solicitar documentación puede acarrearte problemas en el futuro. En Asesorus, no tendrás que preocuparte de ello. Nos ponemos en contacto con tu anterior asesor y nos encargamos de todo.

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp