Entradas

Mecanismo RED: Te contamos todo sobre el sistema que sustituirá a los ERTE

Uno de los nuevos cambios que incorpora la reforma laboral aprobada este mes de febrero es la creación del conocido como Mecanismo RED. Un nuevo protocolo especializado en poder otorgar flexibilidad y estabilidad al empleo en periodos de excepcionalidad económica y que pretende sustituir a los conocidos como ERTE.

¿En qué consiste? Se trata de un protocolo que permitirá la solicitud de reducciones de jornada y suspensión de contratos de trabajo de forma temporal en periodos de inestabilidad económica, como por ejemplo en crisis sanitarias como la sufrida por la Covid-19. Dispone de dos modalidades:

1. Una modalidad cíclica: de un año de duración y aplicable cuando la coyuntura económica se ha producido a nivel nacional o general
2. Una modalidad sectorial: de un año de duración con posibilidad de dos prórrogas adecuada a momentos en los que la situación económica afecte a sectores económicos o profesionales específicos.

¿Cómo pueden solicitarlo las empresas?

Para que puedan ponerse en marcha, previamente debe ser activado ministerialmente. Por parte del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, el Ministerio de Trabajo y Economía Social y el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. Y solo se podrán activar cuando un Informe de la Comisión Delegada del Gobierno de Asuntos Económicos lo avale.

Una vez activado, los empresarios podrán solicitar los “nuevos ERTES “a la autoridad laboral que le corresponda y comunicarlo de forma oficial a los trabajadores. A nivel sectorial, además tendrán que realizar un plan de recualificación para los afectados.

Una vez la solicitud es enviada, la autoridad laboral realizará un informe preceptivo de la empresa solicitante a través de una Inspección de Trabajo y Seguridad Social y una vez realizado, emitirá una resolución en un plazo máximo de 7 días.

De ser afirmativa, la empresa afectada por el Mecanismo RED comunicará a sus personas trabajadoras su situación y se procedería a la realización de los cambios pertinentes.

En caso de que se quiera realizar una prórroga, las empresas deberán tomar la decisión teniendo en cuenta la opinión de sus trabajadores. Por ello, se tendrán que realizar periodos de consulta en los que se apruebe vinculantemente la resolución por mayoría.

Beneficios y normas del Mecanismo RED para las empresas

– La jornada se podrá reducir entre un 10% y un 70%
– Durante el periodo de Mecanismo Red, las empresas podrán ir añadiendo o quitando trabajadores en función del avance de la situación de excepcionalidad
– Dentro del periodo, no se podrán realizar horas extraordinarias ni nuevas contrataciones o becas
– Los beneficios en materia de cotización (lo que contamos en el siguiente apartado) están condicionados al mantenimiento del empleo durante los 6 meses siguientes a la finalización del periodo de vigencia del expediente de regulación temporal de empleo
– A la hora de solicitar el expediente de regulación de empleo, la empresa debe indicar el período dentro del cual se va a llevar a cabo la aplicación de la suspensión del contrato o la reducción de jornada. En él, tendrán que indicar la identificación de las personas trabajadoras incluidas en el expediente y el tipo de medida que desean aplicar.
– Los trabajadores quedarán bajo la protección de la DA 40º LGSS y serán colectivo prioritario para el sistema de FP laboral

Situación con la Seguridad Social: exoneraciones

Además, se pondrán contemplar exoneraciones voluntarias a la Seguridad Social por contingencias comunes y conceptos de recaudación conjunta, siempre que sigan las siguientes medidas.

En la modalidad cíclica:
– 60% desde la fecha en que se produzca la activación, por acuerdo del Consejo de Ministros, hasta el último día del cuarto mes posterior a dicha fecha de activación.
– 30% durante los cuatro meses siguientes a la finalización del plazo anterior.
– 20% durante los cuatro meses siguientes a la finalización del plazo anterior.

En la modalidad sectorial: se pondrá el 40% siempre que se vinculen y se pongan a disposición de los trabajadores de las acciones formativas a través de los tipos de formación previstos en la Ley Orgánica 5/2002 o a través de cualquier otro sistema de formación acreditada.

¿Quieres contratar a un familiar siendo autónomo? Te explicamos cómo hacerlo

El autónomo, cuando se encuentra en momentos de sobrecarga de trabajo, muchas veces se plantea la opción de reforzar su actividad, tratando de contratar a personas cercanas como un familiar.

De la noche a la mañana, se establecen relaciones mercantiles entre las familias ya que, para muchos trabajadores por cuenta propia, suele ser la opción menos arriesgada.

Este tipo de contrataciones son denominadas como autónomos colaboradores y deben realizarse de una forma específica, cumpliendo con varios requisitos.

Un autónomo colaborador tiene un régimen fiscal diferente al de un autónomo normal. Para la Seguridad Social, el colaborador forma parte de la RETA, pero para la Seguridad Social, son considerados trabajadores por cuenta ajena.

Requisitos para poder ser un familiar un colaborador autónomo

Es por este motivo, por el que la ley solo permite realizar contrataciones de este tipo cuando se cumplen las siguientes normas:

1. El colaborador tiene que ser una familiar considerado como directo. Dentro de este espectro, se incluyen cónyuges, descendientes, ascendientes, y demás parientes que tengan consanguinidad o afinidad de hasta segundo grado o que se encuentren unidos entre sí por adopción.

2. La colaboración que se establezca entre ambos a nivel empresarial no puede ser puntual. Tiene que ser continuada y habitual.

3. Deben realizar la actividad empresarial en el mismo centro de trabajo

4. Ambos, deben convivir en el mismo lugar o estar a cargo del autónomo titular

5. La persona colaboradora no debe estar dado de alta como trabajador por cuenta ajena. Debe estar desempleado o inscrito en una oficina de empleo

6. El colaborador debe tener al menos los 16 años cumplidos

¿Cómo se realiza la contratación?

Antes de poder realizar la contratación, el familiar directo debe darse de alta como colaborador autónomo del autónomo principal.

Lo debe hacer a través de modelo TA0521/2, denominado “solicitud de alta en el régimen especial de autónomos. Familiar colaborador del titular de la explotación”. Y lo deben hacer aportando documentación como: el libro de familia (o partida de nacimiento para quien ya no disponga de él), el DNI y una copia del Alta en Hacienda del colaborador y del autónomo titular.

La solicitud debe ser presentada de forma presencial o mediante certificado/clave a través de la Dirección Provincial de la Tesorería General de la Seguridad Social.

Bonificaciones para el autónomo colaborador

Este tipo de contratación y de figura puede suponer bastantes beneficios tanto para el familiar y autónomo colaborador como para el autónomo titular del negocio.

Por ejemplo, el familiar que sea contratado se encuentra exento de presentar obligaciones fiscales trimestrales. Lo que le permite no presentar declaración del IVA ni del IRPF. Son responsabilidad del autónomo titular que lo contrata. El familiar solo debe presentar su RENTA como cualquier otro trabajador.

En cuanto al autónomo que contrata al familiar, a Reforma Urgente sobre el Trabajo Autónomo (ley 6/2017) ya vigente permite la obtención de una bonificación durante los 24 meses siguientes a la fecha de efectos del alta del autónomo familiar.

El empleador recibirá una bonificación sobre la cuota que resulte de aplicar la base mínima de un 50%, durante los 18 primeros meses, y de un 25% hasta alcanzar, en total, los 24 meses.
Si se realiza contrato indefinido, la Ley aplica una bonificación del 100% sobre la cuota empresarial por contingencias comunes durante un año.

Estos son los pasos que debes seguir para contratar a un trabajador en tu empresa por primera vez

Los empresarios que por primera vez quieran contratar a un trabajador o trabajadora para su empresa deben cumplir con unos requisitos y realizar varios trámites y pasos para formalizar correctamente la contratación.

El primer paso que deben seguir es el de solicitar su inscripción como empresa antes de comenzar el inicio de su actividad. Se realiza en la Tesorería General de la Seguridad Social y aquí, se asigna al empresario su número de identificación además de un Código de Cuenta de Cotización Principal (CCC), que sirve para la identificación y control de sus obligaciones en el respectivo Régimen del Sistema de la Seguridad Social.

El siguiente paso es el establecer si el trabajador que va a ser contratado se encuentra dado de alta en la Seguridad Social. De no ser así, se debe formalizar este paso para que se adjudique a la persona en cuestión su número de afiliación (NAF). Ya que le será necesario para poder trabajar en España.

Dar de alta al trabajador

A continuación, el empresario deberá dar de alta al trabajador en el Régimen de la Seguridad Social. Las altas son el acto administrativo por el que se constituye la relación jurídica con la Seguridad Social, el empresario y el trabajador. En ella, todas las partes se comprometen a realizar aportaciones económicas al sistema (obligación de cotizar) y a generar derecho a recibir prestaciones (económicas y/o sanitarias) según la situación laboral del trabajador.

El cuarto paso consistirá en dar de alta y legalizar el contrato de trabajo. Este hecho, se realiza en el Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE). Debe formalizarse en un plazo máximo de 10 días después de la firma del contrato por parte de la empresa y del nuevo trabajador.

Por último, una vez iniciada la actividad empresarial de la nueva persona contratada, deberá de serle notificado las condiciones de Seguridad y Salud Laboral por parte de la empresa. Además de también de comunicarle, su calendario laboral y la distribución anual de los días de trabajo, festivos, descansos semanales, vacaciones, etc.

Tarifa plana para autónomos: sus bonificaciones, cuánto dura y cómo solicitarla

Empezar una actividad como autónomo supone entrar en un mundo lleno de particularidades. Especialmente, al principio de la actividad económica. Tan solo con darse de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA), el trabajador por cuenta propia asume una serie de responsabilidades con la Seguridad Social. Aunque también puede beneficiarse de ventajas, como la tarifa plana para autónomos.

La tarifa plana para autónomos permite a las personas que se adhieran a ella reducir la cuota mensual de pago a la Seguridad Social durante el primer año de su existencia como autónomo. Lo que puede aportar un margen de beneficio para salir adelante en los primeros meses del inicio de la actividad, en donde es más complicado obtener beneficios.

¿Cuánto supone de ahorro la tarifa plana durante el primer año?

Su coste es de tan solo 60 euros al mes, siempre que el autónomo cotice por la base mínima que en el 2021 encuentra en los 944,40 euros mensuales. Una cifra muy reducida, si tenemos en cuenta que la tarifa mínima si se cotiza por la base mínima, sin tarifa plana, es de 286 euros.

autonomo

El trabajador solo puede beneficiarse de ella durante un año, aunque hay excepciones. Por ejemplo, los autónomos que se encuentren empadronados en municipios de menos de 5.000 habitantes podrán prorrogarla durante un año más.

En el caso de que el autónomo no cotice por la base mínima, este podrá beneficiarse de la tarifa plana pero no podrá disfrutar de una reducción del 80% de su base resultante.

⏩  Baja por enfermedad o accidente laboral en autónomos: ¿Cuánto tiempo dura? 

Cómo acogerse a la tarifa plana, requisitos

Para poder acogerse a la tarifa plana, los autónomos deben seguir una serie de trámites, independientemente de que se inscriban y se den de alta de forma presencial u online.

Las personas deben contar con:

  • Número de la Seguridad Social
  • Fecha de inicio de actividad y domicilio en el que se desarrolla
  • Cuenta bancaria para domiciliar la cuota de autónomo
  • Datos fiscales como el Impuesto de Actividades Económicas y la administración tributaria que le corresponde
  • Mutua colaboradora que asistirá al autónomo
  • Tener elegida la base de cotización y los beneficios asociados a ella

Baja por enfermedad o accidente laboral en autónomos: ¿cuánto tiempo dura?

Los autónomos -de la misma forma que los trabajadores asalariados– disponen de derecho a cobrar prestaciones por incapacidad. Las más comunes son conocidas como Incapacidad Temporal, enfocadas a cubrir pérdidas de ingresos como consecuencia de bajas por enfermedad  o accidentes laborales.

Así, los autónomos que no puedan hacerse cargo de su negocio dispondrán, por un periodo de tiempo limitado, de una cobertura social que los ayude a superar los inconvenientes económicos que su condición les genere.

Sin embargo, ¿por cuánto tiempo disponen de esa cobertura social? Todo dependerá de la situación de la persona y del motivo de la incapacidad.

¿Cuánto dura la baja por Incapacidad Laboral en autónomos?

En los casos de baja por enfermedad común y no por accidente laboral, la cobertura comienza a ser efectiva (a pagarse) a partir del cuarto día desde que la persona ha dado de baja su actividad en la mutua.

requisitos-dar-de-alta-seguridad-social

Si el impedimento físico ha sido ocasionado por un accidente laboral, se comienza a percibir al día siguiente de la baja. Las prestaciones en ambos casos rondarán entre el 60% y el 75% de la base de cotización.

El tiempo máximo que un autónomo tiene de prestación por cualquier tipo de baja por Incapacidad Temporal, no superará el año, con la opción de aumentar dicho tiempo en seis meses más en casos extraordinarios.

Libros de contabilidad para autónomos: ¿debo tener uno de forma obligatoria? 

Prórroga de seis meses más para bajas por Incapacidad Temporal

En ciertas situaciones, la Seguridad Social puede otorgar una prórroga de hasta seis meses más.  Ocurre tras haberse cumplido el año de baja o lo que es lo mismo, los 365 días que puede durar como máximo la prestación.

La prorroga debe ser aceptada por la Seguridad Social tras la presentación de documentación que acredite que la persona se encuentra dentro de estas dos situaciones extraordinarias:
1. Cuando dentro de los 180 días de prórroga la persona va a recibir el alta médica por curación

2. Cuando dentro de los 180 días de la prórroga la persona es sometida a periodos de observación por enfermedad profesional siempre que sea necesario para el estudio y diagnóstico.

Tras superar los 180 días de prórroga sigua presentando una incapacidad, la Seguridad Social procederá a iniciar un expediente de Incapacidad Permanente.
La prestación por Incapacidad Permanente implicaría un nuevo proceso, en donde el Instituto Nacional de la Seguridad Social determinará una nueva cuantía para el autónomo.

 

El rechazo de ayudas y prestaciones en la Seguridad Social por tener deudas con la administración

Solicitar prestaciones y ayudas como un cese de actividad, una baja por maternidad o una pensión de jubilación pueden ser rechazadas por la Seguridad Social si se tienen deudas pendientes con la administración pública.

De hecho, estar al corriente de pago con la Seguridad Social es en la mayoría de los casos un requisito indispensable para que autónomos y emprendedores puedan solicitar las ayudas y prestaciones a las que tienen derecho en función de su condición y necesidad.

Es por ese motivo por el que la Ley General de la Seguridad Social concede -a través de un mecanismo- la opción de que la persona salde sus deudas antes de proceder a denegar la solicitud y prestación de forma definitiva. Lo hace siempre que el único requisito por el que se proceda a denegar la prestación sea la existencia de deudas e impagos.

autonomo

La ‘invitación al pago’ de la Seguridad Social

Este proceso es conocido como el de “invitación al pago” y concede un margen de 30 días naturales desde el inicio del procedimiento y la notificación para que el trabajador por cuenta propia se ponga al corriente de los pagos.

De no realizar el pago en el plazo de 30 días, la Seguridad Social procederá a la denegación de la prestación y ayuda y con ello, la negativa de cobro de la misma.

Así lo recoge el artículo 28 del Real Decreto 530/1970, por el que se regula el régimen especial de la Seguridad Social de los trabajadores por cuenta propia o autónomos. “Si cubierto el período mínimo de cotización preciso para tener derecho a la prestación de que se trate se solicitara ésta y la persona incluida en el campo de aplicación de este régimen especial no estuviera al corriente en el pago de las restantes cuotas exigibles en la fecha en que se entienda causada la prestación, la Entidad gestora invitará al interesado para que en el plazo improrrogable de treinta días naturales a partir de la invitación ingrese las cuotas debidas”.

“ Si el interesado, atendiendo la invitación, ingresase las cuotas adecuadas dentro del plazo señalado, se le considerará al corriente en las mismas a efectos de la prestación.

La cuota mínima de autónomos subirá hasta los 294 euros al mes en 2022

Los trabajadores por cuenta propia tendrán que pagar más a la Seguridad Social el próximo año 2022. Así se ha conocido tras la publicación de los Presupuestos en donde se indica un incremento de sus bases mínimas de cotización para los autónomos de un 1,7%.

De esta forma quedará articulado que la base mínima de cotización para trabajadores autónomos pasará a ser de 960,60 euros mensuales. Alrededor de los 20 euros más que la cifra establecida en el año 2021.

Por su parte, la base máxima quedaría establecida en los 4139,40 euros, alrededor de los 70 euros más que lo estipulado y recogido en la actualidad.

Las cuota mínima subirá a 293,94 euros al mes

Los tipos de cotización que se aplicarán a las bases también se verán sujetos a cambios y aumentos que irán progresivamente en aumento con el tiempo. Un 28,30% por contingencias comunes; un 1,30% por contingencias profesionales; un 0,90% por cese de actividad y un 0,10% por formación profesional. En total, un 30,60% si se contabilizan de forma conjunta.

Motivo por el que se procederá a aumentar las bases mínimas a los autónomos, con cuotas mensuales que pasarán de 293,94 euros para las bases mínimas y de 1266,66 euros de base máxima con una aportación monetaria para autónomos societarios que pasará a ser de 377,87 euros. Alrededor de un aumento de 5 euros para cada uno de los colectivos de forma mensual.

paro-capitalizar-autonomos

Aún sigue pendiente la subida perteneciente al año 2021

Sin embargo, no todo queda aquí. Aún queda por contemplar las subidas en los tipos de cotización pertenecientes al periodo de febrero a diciembre del 2021 que, a pesar de estar aprobadas, aun no se han aplicado.

De hecho, la Seguridad Social plantea la posibilidad de cobrar el aumento perteneciente a ese periodo con carácter retroactivo, según fuentes recogidas por el periódico económico Cinco Días.

Las cuotas que pagan los autónomos en la actualidad son menores que las que deberían estar pagando. Si se tuviera en cuenta la subida de ambos años, los autónomos tendrían que pasar a pagar el próximo año 2022 alrededor de los 286,15 euros anuales en bases mínimas y 1266,66 euros en las bases máximas.

La subida total se encontraría alrededor de los 90 euros más al año

Así, con las dos actualizaciones de la Seguridad Social y teniendo en cuenta que alrededor del 80% de los autónomos en España cotizan por la base mínima, su cuota anual de trabajador por cuenta propia subiría algo más de 90 euros.

Bonificaciones para trabajadores autónomos en situación de pluriactividad

¿Es posible trabajar para una empresa al mismo tiempo que se ejerce como autónomo? La respuesta es sí. Su condición es conocida como pluriactividad y los autónomos pueden beneficiarse de bonificaciones en la Seguridad Social.

Para poder disponer de dicha condición, los trabajadores deben realizar unos sencillos trámites. El primero de ellos es tener presente que, ya se encuentran cotizando de cualquier forma en la Seguridad Social. Independientemente de que se encuentren como autónomo y vayan a incorporarse a un puesto de trabajo o viceversa

Su bonificación y cuenta de autónomo dependerá de la jornada laboral en la que se encuentren o se incorporen. Si el trabajador se encuentra a jornada completa, puede disponer durante los primeros 18 meses de una bonificación del 50% de su base mínima de autónomo. Cumplido ese plazo, durante los siguientes meses la bonificación será de un 75%.

Por otro lado, si el trabajador por cuenta propia trabaja además una jornada parcial, durante los primeros 18 meses su bonificación será del 75% de la base mínima y pasado ese tiempo, de un 85%.

Cambios en la tributación para trabajadores pluriempleados

Su condición también trae consigo cambios a la hora de tributar ya que los trabajadores tendrán una doble obligación por percibir dos tipos de ingresos, como autónomo y como asalariado.

Su cuota a pagar a la Seguridad Social será doble, aunque existe un límite máximo Seguridad Social: los 13.822,06 euros anuales. Si el autónomo ha superado dicha cantidad, puede reclamar a la administración el importe sobrepasado.

Otra cuestión que el autónomo deberá tener en cuenta a la hora de realizar su tributación es que su deducción de la cuota de autónomo se generará debido al 50% del exceso sobre la cifra anteriormente dada.

También tendrá que tener en cuenta que debe contar el límite del 50% de las cuotas ingresadas en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) por contingencias comunes.

autonomo-alta-cuando

¿Cuándo me doy de Alta como Autónomo en la Seguridad Social?

La clave es cuando se entienda que hay “habitualidad” en la actividad, tanto en el RETA por cuenta propia como en el RETA societario (administradores de empresas), si el socio realiza trabajos para la sociedad de forma habitual como actividad empresarial. Leer más